AGUA IMANTADA

       ¿QUÉ ES EL AGUA MAGNETIZADA?

El agua que ingerimos, cuando es sometida previamente al ordenamiento molecular, por medio de campos magnéticos, es capáz de desarrollar un fenómeno paramagnético al ser absorbida por el cuerpo humano. De este modo genera una resonancia sincrónica con las células que componen los tejidos biológicos. Se promueve el funcionamiento del metabolismo fisiológico y aumenta la capacidad del organismo para alcanzar la homeostasis.


¿PARA QUE SIRVE EL AGUA MAGNETIZADA?

La experiencia ha demostrado que el agua magnetizada ayuda en el tratamiento de casi todas las enfermedades, y es en especial benéfica en padecimientos digestivos, nerviosos y urinarios.

El agua magnetizada reduce el exceso de acidez y de bilis en el aparato digestivo y normaliza los movimientos intestinales, expulsando toda la acumulación de materiales tóxicos. De esta manera, limpia completamente el sistema, mejora la digestión, aumenta el apetito, expulsa la enfermedad y da salud y energía a la persona que la toma con regularidad. Es recomendable que incluso las personas sanas tomen agua magnetizada para mantenerse libres de molestias o padecimientos digestivos.

Esta maravillosa agua también es muy buena en padecimientos nerviosos y para regular la presión arterial. Produce también un efecto calmante y ligeramente sedante en el sistema nervioso. Ayuda a limpiar las arterias obstruidas, normaliza el aparato circulatorio, nutre y da fuerza.
Además de estas propiedades, el agua magnetizada es efectiva en el tratamiento de asma, bronquitis, resfriados, tos y todo tipo de fiebres.

También se recomienda el uso del agua como auxiliar externo para el lavado de ojos inflamados o irritados, heridas, brotes de eczema, etcétera, para una recuperación más rápida. En todo tipo de infecciones oftálmicas se logran resultados sorprendentes si se lavan los ojos varias veces al día con agua magnetizada. Para conservar una vista normal no hay nada como el lavado diario de los ojos con agua magnetizada.



EFECTOS EN LAS ENFERMEDADES

Los campos magnéticos trabajan sobre la circulación de la sangre, que contiene hemoglobina y hierro (la sangre es de color rojo debido al hierro, el hierro con oxígeno, oxidado, es de color rojo). Sin el hierro no hay energía, y sin energía se detienen el latido del corazón y la respiración, por lo que el hierro es esencial para la vida, y la influencia de un campo magnético sobre el hierro es considerable.

Los campos magnéticos producen una pequeña corriente eléctrica debajo de la piel, lo suficientemente fuerte como para causar efectos biológicos como son: la reducción de dolor, la regeneración de células y nervios, etc..

Un campo magnético atrae y repele las partículas cargadas de la sangre, creando movimiento y calor. Esto dilata los vasos sanguíneos, incrementando la circulación de la sangre y acelerando los procesos de curación y de recuperación.



¿EN QUÉ ME BENEFICIA?

El agua magnetizada se aplica en infinidad de dolencias, entre las cuales pueden mencionarse:
- La disolución de cálculos vesiculares y renales, permitiendo su eliminación por las vías excretoras naturales.
- El alivio de dolencias reumáticas y similares, tales como gota, etc.
- Problemas urinarios y digestivos, y toda la gama de afecciones ginecológicas.
- Aplicaciones externas, tales como conjuntivitis, otitis, heridas, llagas, etc.
- La dilución de depósitos de calcio y colesterol alojados en las arterias, restaurando a la vez la elasticidad de sus tejidos.

Por lo que se puede decir que, al consumir esta excelente aliada de la salud, todo el organismo se beneficia de estas propiedades.
Algunas personas notan un efecto inmediato al comenzar a ingerirla, por lo general la mejoría de las afecciones y la potenciación del tono vital empieza a apreciarse a partir de unos cuantos días del comienzo de su ingestión.


NOTA: El agua magnetizada no tiene contraindicaciones.

 

Cómo magnetizar los líquidos

Cuando el agua o cualquier otro líquido entra en contacto con un imán permanente durante cierto tiempo, el magnetismo lo penetra, produciendo, cómo antes mencionábamos, cambios en las pro- piedades del líquido y así se magnetiza. El agua puede entrar en contacto con el imán de las siguientes tres maneras:

1. Sobre un recipiente vacío se cuelga un imán y con un chorro muy fino se va vertiendo el agua, hasta llenar el recipiente. Este método reproduce lo que ocurre en la naturaleza, cuando una corriente de agua se magnetiza al fluir por yacimientos de minerales magnéticos. En Rusia se está usando este método a escala industrial para magnetizar grandes cantidades de agua, para lo cual los rusos emplean electroimanes de alta potencia. Sin embargo, este método tiene dos inconvenientes. Al estar constantemente en contacto con el agua el imán puede oxidarse y luego el óxido puede pasar al agua. La segunda desventaja, más importante aún, es que el agua está en contacto con el imán sólo unos segundos y no es muy probable que quede bien magnetizada, a menos que el imán usado sea extraordinariamente fuerte. Aún más, con este método la magnetización lograda será únicamente de cierto grado; no es posible obtener diferentes grados de magnetización. Y por último, la obtención de líquidos magnetizados sólo con el polo norte o sólo con el polo sur es imposible por este método.

2. En el segundo método se coloca un imán en una vasija llena de agua y se deja entre seis y ocho horas, o más. En este método también es seguro que el imán se oxide con el tiempo; el óxido en suspensión echará a perder el agua y ya no se podrá beber. Más aún, si quisiéramos magnetizar leche o cerveza no sería conveniente sumergir un imán en ellos. Seguramente se pueden obtener diferentes grados de magnetización con este método, pero no permite la magnetización separada por los polos norte y sur.

3. Para los autores la forma ideal de magnetizar un líquido es llenar dos botellas, jarras o cualquier otro recipiente de fondo plano, poner uno en el centro de un imán que tenga el polo norte expuesto y el otro en un imán con el polo sur expuesto. Los imanes deben ser metálicos, en forma de disco y tener de 8 a 10 cm de diámetro, para que el fondo de cada recipiente cubra la superficie de cada uno de los imanes. Los recipientes deben ser de vidrio, acero inoxidable o plástico, materiales que permiten que el magnetismo fluya libremente y actúe sobre el líquido. En este método no hay peligro de que el óxido se mezcle con el líquido y los recipientes pueden permanecer sobre los imanes todo el tiempo que haga falta, lo que permite lograr diferentes grados de magnetización. Cuando los recipientes se retiran de los imanes, los líquidos magnetizados se pueden mezclar y guardarse en botellas a las que pondremos la etiqueta "Bipolar" o se pueden guardar en botellas separadas marcándolas como "Polo norte" y "Polo sur". Los autores siguen únicamente este método para magnetizar el agua.
 
 

                        Dos aspectos por considerar

Al hablar de la magnetización de agua o cualquier otro líquido, es conveniente considerar el grado de magnetización y la utilidad terapéutica de la magnetización bipolar o unipolar; la magnetoterapia aún se encuentra en proceso de desarrollo y todavía están por definirse y establecerse las normas de magnetización del agua y otros líquidos.

En lo que hace al grado de magnetización, éste depende de tres condiciones: 1) la cantidad de líquido que se ponga sobre el imán, 2) la potencia del imán y 3) el tiempo que el líquido esté en contacto con el imán. Estos tres factores determinan el grado de magnetización. El problema es que, aunque podemos medir la fuerza del imán, no tenemos un método para medir el grado de magnetización del agua y otros líquidos. A falta de una escala de medición sólo podemos guiamos por la experiencia. El método que los autores utilizan consiste en poner dos jarras de agua de un litro sobre cada uno de los polos de dos imanes redondos de unos 3000 gauss, generalmente de 12 a 14 horas. El agua así magnetizada a un grado específico y luego mezclada ha dado buenos resultados, por lo que los autores han adoptado este método como procedimiento habitual de trabajo.

Esta agua magnetizada se receta como auxiliar del tratamiento magnético para casi todas las enfermedades. Los autores prescriben tres dosis diarias, una por la mañana antes del desayuno y las otras dos después de las comidas. Cada toma será de 60 ml tratándose de adultos, 30 ml para adolescentes y dos cucharadas soperas para niños de menos de tres años. En algunos casos la dosis prescrita produce algo de calor o resequedad; siendo así, el paciente puede reducir la dosis o diluirla mezclando igual cantidad de agua simple con la magnetizada. No obstante, esta práctica está basada en nuestra experiencia y no está avalada por la autoridad científica.

Es evidente que los diferentes grados de magnetización por necesidad causan distintos efectos y que el agua y otros líquidos magnetizados a diferentes grados se vuelven agentes curativos cualitativamente distintos para emplearse en distintos padecimientos. Los magnetoterapeutas han estado experimentando en este campo pero hace falta una investigación exhaustiva a fin de establecer las normas aplicables para los diferentes grados de magnetización desde el punto de vista científico y terapéutico.

Las tres clases de agua

El doctor Hahnemam preparaba tres medicamentos a partir de los diferentes efectos del imán: uno con el imán completo, es decir, la combinación de los dos polos, otro con el polo norte y uno más con el polo sur. Identificó los síntomas precisos de las enfermedades que había que tratar con cada uno de estos tres medicamentos. Estos mismos principios se aplican también en el caso del agua magnetizada. Hasta ahora los terapeutas por lo general han recetado sólo agua bipolar a todos los pacientes para casi cualquier enfermedad, lo cual ha dado buenos resultados, pero definitivamente el agua magnetizada tendrá mejor efecto si consideramos a las tres aguas - bipolar, de polo norte y de polo sur - como entidades individuales y las utilizamos como auxiliares terapéuticos específicos teniendo presente la naturaleza del padecimiento. Los síntomas que Hahnemann identificó al usar cada uno de sus medicamentos magnéticos, así como los efectos básicamente diferentes de los dos polos - que señalamos en un capítulo previo - podrían servimos de guía, segura aunque rudimentaria, para utilizar las tres aguas como medicinas independientes, lo cual podría ampliar los horizontes de la investigación. Así pues, las tres aguas, magnetizadas a diferentes grados, pueden representar para la magnetoterapia un gran número de auxiliares terapéuticos que pueden hacer de ella una práctica perfecta y precisa.

Otros líquidos

Cómo ya mencionamos, hay otros líquidos benéficos para la salud que también se pueden magnetizar para usarse con mucho mejores resultados en el tratamiento de diversas enfermedades, padecimientos menores y estados de debilidad. El consumo diario de Yoghurt descremado colocada sobre el polo sur por cerca de media hora proporciona vigor y vitalidad en casos de debilidad o agotamiento. Este Yoghurt ha demostrado ser de gran utilidad en la recuperación o incremento de la potencia sexual.

Los jugos de diversas frutas tratados con magnetismo se vuelven más refrescantes y son más nutritivos. Además del Yoghurt y los jugos, los aceites con propiedades medicinales también se pueden magnetizar para hacerlos más efectivos, especialmente en casos de caída de cabello y problemas de la piel. El aceite de oliva magnetizado puede ser de gran ayuda en el tratamiento de la gota y el reumatismo.

                 Para qué sirve el agua magnetizada

La experiencia ha demostrado que el agua magnetizada ayuda en el tratamiento de casi todas las enfermedades, y es en especial benéfica en padecimientos digestivos, nerviosos y urinarios.

El agua magnetizada reduce el exceso de acidez y de bilis en el aparato digestivo y normaliza los movimientos intestinales, expulsando toda la acumulación de materiales tóxicos. De esta manera, limpia completamente el sistema, mejora la digestión, aumenta el apetito, expulsa la enfermedad y da salud y energía a la persona que la toma con regularidad. Es recomendable que incluso las personas sanas tomen agua magnetizada para mantenerse libres de molestias o padecimientos digestivos. Para un consumo habitual se utiliza agua que haya sido magnetizada de cuatro a seis horas.

Esta maravillosa agua también es muy buena en padecimientos nerviosos y para la presión arterial, en especial la presión baja. Produce un efecto calmante y ligeramente sedante en el sistema nervioso, ayuda a limpiar las arterias obstruidas, normaliza el aparato circulatorio, nutre y da fuerza.

Además de estas propiedades, el agua magnetizada es efectiva en el tratamiento de asma, bronquitis, resfriados, tos y todo tipo de fiebres.

También se recomienda el uso del agua como auxiliar externo para el lavado de ojos inflamados o irritados, heridas, brotes de eczema, etcétera, para una recuperación más rápida. En todo tipo de infecciones oftálmicas se logran resultados sorprendentes si se lavan los ojos varias veces al día con agua magnetizada con el polo norte. Para conservar una vista normal no hay nada como el lavado diario de los ojos con agua magnetizada.

El agua magnetizada tiene muchas posibilidades, pocas conocidas y muchas todavía por descubrir. Por el bien de la humanidad, se debe emprender una búsqueda seria y llevar un fiel registro de formas más completas y concretas de explotar y utilizar este "don divino", ya que en el mundo de la medicina no hay nada que sea tan barato ni tan fácil de obtener como esta agua. Cualquier persona la puede preparar con toda facilidad en su casa con un par de imanes.

                        El proceso de magnetización

Se necesitan dos imanes en forma de disco, uno con el polo norte expuesto y el otro con el polo sur expuesto. Estos imanes deben ser de 8 a 10 cm de diámetro y tener una fuerza de 2000 a 3000 gauss. Se toman dos jarras, botellas o cualquier otro recipiente de vidrio que tengan fondo plano, y se llenan con agua limpia. Se puede usar agua de pozo o de río, pero se debe filtrar antes de ponerla sobre los imanes. Las bases de los recipientes se limpian y se secan. Uno de los recipientes se coloca sobre el polo norte de un imán y el otro sobre el polo sur del segundo imán. Se cubren los recipientes y se dejan sobre los imanes durante el tiempo que sea necesario para magnetizar el agua. Si no tiene Imanes en forma de disco puede usar cualquier otro tipo de imán de 2000 a 3000 gauss de potencia, colocándolos de modo que el polo norte de un imán esté en contacto con el exterior de un recipiente y el polo sur del otro imán esté en contacto con el segundo recipiente.

Transcurrido el tiempo necesario, los recipientes se retiran de los imanes. Si hemos de utilizar el agua bipolar, los dos recipientes se vacían en uno para que se mezclen los dos tipos de agua y se guarda en botellas limpias. Si se necesita agua de las dos polaridades, el agua que acabamos de magnetizar no se mezcla (o se mezcla sólo una parte) sino que se guarda en botellas separadas con etiquetas marcadas "polo norte" o "polo sur".

Cualquier líquido se magnetiza igual.